Dona a través de Aporta

Si Yo Fuera “El Parna”

Blog
Tipografía

 

¿Qué pasaría si el día de hoy fueses juzgado por tus actos del pasado? ¿Qué pasaría si por ello, fueses condenado a perder tu identidad, condenado a perder todo acceso a derechos básicos como salud, educación, vivienda, trabajo, e inclusive a perder a tu familia y a tus amigos? ¿Qué pasaría si un día despertaras y te encontraras solo entre el mundo?

¿Qué pasaría si vivieras en la calle? ¿Alguna vez te lo has preguntado?

En este mundo voraz donde nos encerramos en la particularidad de nuestra pequeña vida, difícilmente nos haríamos esta clase de preguntas, difícilmente podríamos imaginar lo que significa despertar entre la suciedad, con frio y hambre, despertar con el ruido de los carros, con del bullicio de la gente, el despertar entre cartones húmedos y roedores acechando; contrario a la creencia popular, el estar en la calle no siempre es una elección de libre albedrio, sino una salida emergente a una forma de vida aún más lastimosa; imaginen cual será el modo de vida de una persona para sentirse más segura en la calle que en su propia casa.

Hace más de 3 años que empecé a participar en la Comunidad de Sant´Egidio. Antes de esto, debo admitir con gran pena que eso me causa, que a pesar de haber cursado toda mi infancia en colegios católicos, jamás había volteado a ver el dolor de la creación (y no solo el de la gente en situación de calle), sino tambien de…

“la creación que gime a uno y está en dolores de parto hasta ahora.”(Rm 8:22).

Alejandro, “el Parna” fue una de las primeras personas en situación de calle que conocí, misma que me mostró mis limitaciones, mi pequeñez; me enseño que a veces hace falta más que una “buena voluntad” de querer ayudar. No solo hay que saber ayudar, sino hay que saber amar, amar a la manera de Jesus, a la manera de Dios:

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser;..” (Cor 13:4-8)

Cuando “el parna” nos confesó sus sueños, dijo esto:

- ¿mis sueños me los robaron cuando era niño… quise ser una cosa y fui otra…” (Esto lo podrán escuchar de viva voz en el video de ignominia).

La verdad es que cuando alguien dice eso y no tienes el suficiente amor en tu corazón difícilmente encontraras algo más que un lamento personal y una enorme confusión por no saber qué hacer o decir.

La piedad también se ejercita, (Tim 4:8) y no es casualidad que el apóstol Pablo se lo diga al Joven e inexperto Timoteo. Ahora me doy cuenta que en aquel momento no estaba preparado para hacer algo por “el parna”; a veces es muy fácil escudarnos en decir que no hacemos nada malo y eso es suficiente; sin embargo el hecho está en que no hacemos nada por el prójimo y realmente ese es un gran problema en la actualidad, no voltear a ver al débil y hacer algo por él. Creo que el no hacer nada realmente significa dejar caer al que lo necesita y entonces sí, puede significar hacer algo malo; caer en la omisión y ceguera del corazón trae consigo generalmente lamento y desgracia cuando alguien que lo necesita no recibe la ayuda que requiere.

Hasta ahora lo entiendo un poco más, ¿por qué lo recuerdo con tanta firmeza después de este tiempo?

Porque Alejandro ese día, después de la grabación nos confesó que quería que lo encerraran, que lo metieran a la cárcel; y así fue, días después vio pasar a una chica y le arrebató la bolsa en el momento en que una patrulla pasaba a su lado, Alejandro no corrió, no se resistió al arresto, no agredió, solo no hizo nada por protegerse y dejo que se lo llevaran, así sin más. Difícilmente sabré decir, si hubiéramos podido hacer algo por él, si hubiese podido cambiar su historia; aunque ahora sé que lo intentaría a la manera en como la comunidad me ha enseñado, a la manera de Jesus, con amor.

Por qué en nuestro peregrinar diario por la vida, no solo hay historias de “éxito” con la gente en situación de calle sino también historias que no tienen un “final feliz”, historias que están en puntos suspensivos, historias que personas como tú y como yo podríamos definir por un cause diferente.

No juzgo a “el Parna” por lo que hizo, para ser francos, no sé qué haría yo si viviese en la calle y hubiese perdido todo, porque cuando uno está en la calle, tu familia desaparece, los que se dicen ser tus amigos huyen, pierdes respeto y dignidad por parte de una sociedad que descarta lo que no le es útil, y simplemente te haces nada, te haces invisible, te haces desecho social, al grado de perderse a sí mismo, como muchas de las personas que conocemos, que hemos conocido y que seguramente conoceremos. Yo simplemente no sé qué haría.

Es por eso que los cristianos estamos llamados a ser la familia del que no tiene familia, esto debe ser la familia cristiana1, porque solos no nos salvamos, nadie se salva solo…

¿Qué pasaría si vivieras en la calle? ¿Alguna vez te lo has preguntado?

Datos Bancarios

 

 Razón Social:   San Egidio, A.C. 
 R.F.C.:   SEG 120912 DZ7
Banco:   BanBajio
Cuenta:   0090166350201
CLABE:   030180900000257814

Bloggers

  • Sant'Egidio

    Comunidad de Sant'Egidio

    Nadie es tan pobre como para no poder amar a los demás

  • Cesar Cardenas

    Cesar Cárdenas

    Servicio: Amigos por las calles